La historia de Metra

Chicago siempre ha estado en el centro ferroviario del país.  Como reflejo de esta importante función de centro ferroviario, muchos de los ferrocarriles de la zona de Chicago proporcionaban servicio local de pasajeros además de sus operaciones primarias de carga.  Sin embargo, esta red de líneas locales que vinculaban a los suburbios periféricos con el centro de Chicago, una vez rentables y muy valoradas por los ferrocarriles como extensión de su comercialización de servicios básicos de carga, a la larga se vieron amenazadas por pérdidas económicas continuas y décadas de desinversión de capital y negligencia. 

En 1974, la Asamblea General de Illinois creó la Autoridad Regional de Transporte (Regional Transportation Authority, RTA) con el fin de coordinar y asistir al transporte público a través de la región metropolitana de seis condados y servir como conducto para los subsidios estatales y federales reaqueridos para que el sistema continuara funcionando.  Debido a constantes presiones económicas, RTA fue reorganizada por la legislatura en 1983 a fin de facilitar un enfoque tipo junta de servicio para la operación cotidiana de servicios de autobús, transporte rápido y ferrocarril.  En virtud de esos cambios enmendatorios a la Ley de RTA, surgió la Junta de Servicio para el Ferrocarril Suburbano como el organismo supervisor de todas las operaciones ferroviarias de la zona de seis condados y fue encomendado una amplia variedad de obligaciones con respecto a tarifas y niveles de servicio, presupuestos, programación de capital, planificación a largo plazo y ampliación de servicio estratégico. 

Quizás una de las medidas más importantes de la Junta de Servicio para el Ferrocarril Suburbano fue la introducción del nombre "Metra" en 1984, como la marca de servicio del sistema en general.  Dada la función de la Junta como organización con el propósito doble de supervisión general del sistema y operaciones directas, la adopción del logotipo de Metra tuvo la intención de unificar la identidad de los diferentes componentes que comprenden el sistema ferroviario en general.  Otro propósito era ayudar a establecer y reafirmar la dedicación de la Junta de Servicio para el Ferrocarril Suburbano a facilitar un servicio de transporte ferroviario seguro, fiable y económico en línea con la misión fundamental de la Junta de ser un proveedor de servicio altamente enfocado en el cliente e impulsado por el mercado.  

En la actualidad, el sistema Metra sigue comprendido por servicios ferroviarios por contrato operados por uno de los transportistas de carga privados y operaciones directas de Metra.  Los servicios contratados por Metra incluyen la línea Metra/Burlington Northern Santa Fe a Aurora, así como las tres líneas Metra/Union Pacific; específicamente la línea UP North Line a Kenosha, Wisconsin; la línea UP Northwest Line a Harvard, con servicio de línea secundaria a McHenry; y UP/West Line a Elburn que en el 2006 fue ampliada de su antiguo final en Geneva.

Estos servicios por contrato son operados por los ferrocarriles UP y BNSF de conformidad con la compra de acuerdos de servicio (PSA) con Metra.  En virtud de esos contratos, las ferroviarias utilizan sus propios empleados y derechos de vía y otros servicios requeridos para las operaciones de su propia propiedad o controlados por ellos.  Sin embargo, Metra es propietaria de los vagones, y junto con los municipios locales, es responsable de la mayoría de las estaciones y otros servicios para pasajeros.  Si bien trabaja en colaboración con sus socios de carga, los PSA le brindan a Metra autoridad general con respecto a tarifas, servicios y niveles de contratación de personal. 

Además de la compra de servicios de contrato, Metra también tiene un acuerdo de subvención para asistencia económica con el Distrito de Transporte Suburbano de Indiana del Norte (Northern Indiana Commuter Transportation District, NICTD), operador del servicio suburbano a Shouth Shore desde South Bend, Indiana.  El servicio comparte el derecho de vía de Metra Electric desde Kensington/115th Street a la estación Millennium Park en el centro de Chicago.  La participación de financiamiento de Metra en virtud de su contrato con la NICTD se basa en la porción de servicio operado dentro del Estado de Illinois. 

En el caso de las operaciones directas de Metra, los servicios en efecto son facilitados por medio de la rama operativa de Metra, Northeast Illinois Regional Commuter Railroad Corporation o NIRC.  NIRC fue formada a principios de la década de 1980 como medio por el cual continuar servicios ferroviarios suburbanos vitales amenazados por la bancarrota de transportistas privados y la venta de líneas.  La NIRC comenzó sus operaciones a principios de la década de 1982 asumiendo los servicios suburbanos antiguamente operados por Milwaukee Road and Rock Island Railroad y posteriormente, con la adquisición de las antiguas líneas eléctricas de Illinois Central en 1987.

La NIRC opera el antiguo servicio GMO a Joliet como la línea Heritage Corridor de Metra; la antigua línea Norfolk Southern a Orland Park como SouthWest Service de Metra, una línea que ha sido ampliada hasta Manhattan; y la línea más nueva de Metra, North Central Service, de Antioch cerca de la frontera con Wisconsin.  La NIRC también maneja todas las ventas de boletos de pasajeros suburbanos en Chicago Union Station (inlcuso el servicio suburbano de Burlington Northern Santa Fe) como resultado de su adquisición de la antigua CUS Station Company a finales de 1980. 

Los empleados que participan en estas operaciones directas de Metra son de NIRC y negocian directamente con ellos sobre todo asunto relacionado con salarios, reglas de trabajo, condiciones de trabajo y prestaciones.  Sin embargo, reconociendo que la negociación colectiva de buena fe por sí sola no sería suficiente para asegurar el éxito general organizacional y operacional, la NIRC ha trabajado arduamente en el transcurso de los años para fomentar una relación cooperativa y productiva con sus empleados.  El Comité del Trabajo/Administración de Metra, en función desde 1983, ha desempeñado una función crítica en este proceso y ha ayudado a unir a trabajo y administración en las diversas áreas de interés común. 

Desde su formación en 1984 --como consecuencia de que casi sufriera un colapso total el sistema de transporte público de la región en la parte final de la década de 1970 y comienzos de 1980-- Metra ha seguido concentrándose en su misión fundamental de conservar, modernizar y ampliar el servicio del tren suburbano a través de la región de seis condados.  Por medio de su supervisión del sistema en general, Metra continuamente ha hecho las inversiones requeridas para mejorar la fiabilidad del sistema, el rendimiento operacional y la eficacia del costo.  Metra, comprometida a los dos objetivos de mantenimiento/renovación del sistema básico y ampliación estratégica del servicio, ha aprovechado los recursos de capital disponible de tal forma que ha reducido los costos generales de operación y ha ampliado el sistema con el fin de responder a la demanda cada día mayor de servicio ferroviario más nuevo y de mejor calidad. 

Durante los últimos 25 años o más, Metra ha invertido más de $5,000 millones en mejoras completadas y continuas del sistema, incluso nuevos vagones, vías y estructuras renovadas, sistemas de señales y comunicación modernizados, sistemas eléctricos e instalaciones de apoyo actualizados y nuevas estaciones y estacionamiento.  En el 2006, Metra completó la ampliación de su servicio North Central Service así como extensiones de su línea UP/West Line a Elburn y su UP/West Line a Manhattan; los proyectos se terminaron a tiempo y con un ahorro de $50 millones de lo presupuestado.  Actualmente se han planificado mejoras en la capacidad básica de las UP/West y UP/Northwest de Metra.  También están en proyecto el nuevo servicio SouthEast Service de Metra y su línea intersuburbana STAR, más adquisiciones mayores de vagones y proyectos de renovación de patios y puentes. 

En su historia, Metra ha logrado mucho; en su futuro, a Metra le queda mucho por hacer.  Desgraciadamente, muchas de las mejoras y nuevos proyectos planificados de Metra, así como las inversiones que debe hacer para mantener el sistema en buen estado, están en peligro a causa de una falta continua de fondos estatales y federales y la ausencia de un programa completo de bonos del estado.  No obstante, Metra sigue comprometida a colaborar con todas las partes interesadas a fin de asegurar la disponibilidad del finaciamiento requerido para que Metra satisfaga las necesidades de transporte de la región ahora y a medida que avanza el siglo XXI.